dijous, 23 de març de 2017

LOS NIÑOS Y LA MÚSICA



Mientras exploran  el mundo de la música, los niños están enriqueciendo su contacto social y estrechando su relación con el arte. Un camino que les llevará a explorar su sensibilidad, su creatividad, su futuro y sobre todo, su felicidad.
Algunos beneficios ligados a la práctica de tocar un instrumento musical:

Disciplina
Llegar a dominar un instrumento musical requiere una práctica, si no diaria, casi. Esta pauta introduce un orden en la vida del niño, indudablemente beneficioso, cuando en un futuro desee cumplir cualquier objetivo en la vida.

Esfuerzo
Sin querer comenzará a valorar el esfuerzo de su trabajo pues verá sus avances a medida que pasan los días. Nada como ver que cada vez lo haces mejor, no hay mayor motivación que los propios logros.

Talento
Tocar un instrumento es desarrollar un talento en el pequeño. Puede ser la memoria, la sensibilidad, la concentración o la voluntad, pero seguro te sorprenderá ver como tu hijo actúa de manera distinta a la que te tiene acostumbrado.

Potencial
Esta práctica repercutirá en otros aspectos de su vida, pues se sentirá capaz de acometer cualquier empresa con todas las habilidades que va perfeccionando mientras aprende a tocar. Su potencial se expande increíblemente.

Sensibilidad
La música, como todas las artes, despierta los sentidos y nos hace más sensibles al mundo que nos rodea: a la naturaleza, a los sonidos, al tiempo y a los detalles. Si quieres que tu hijo sea mejor persona y perciba el mundo con belleza, ésta es una excelente forma de conseguirlo.

Perseverancia
El que la sigue la consigue, no vale rendirse. Esto es lo que va a aprender a diario, que la constancia tiene su recompensa y que las cosas no salen a la primera, hay que repetirlas y ser perseverante. Solo así se consiguen resultados.


(publicado en: http://blog.bosquedefantasias.com)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada